En todas las habitaciones de hoy en día, se ha vuelto imprescindible amueblarlas contando con un espacio para la cómoda o sinfonier. Es un mueble auxiliar que además de decorar, es perfecto por su excelente capacidad de almacenaje complementando a los armarios o mesitas de noche. Tanto la cómoda como el sinfonier se suelen utilizar para guardar ropa, especialmente lencería, camisetas, foulares y otros complementos, es por ello que constan de cajones, ofreciéndonos la posibilidad de destinar cada cajón a una clase de ropa. Ambos cumplen la misma función: almacenar nuestros enseres, pero aunque son dos muebles muy parecidos entre si, hay pequeñas diferencias que vamos a destacar para ayudarte en tu elección.

.El sinfonier es aconsejable para dormitorios más pequeños ya que tiene más altura que la cómoda y menor anchura, ideal para ubicar en esa pared o rincón de la habitación en la cual disponemos de menos espacio. Si además quieres estar a la última, te aconsejamos que lo acompañes con un espejo o una pequeña lámpara.

.La cómoda por lo general tiene una mayor anchura que el sinfonier y por su tamaño necesita de más espacio en nuestro dormitorio, pero si dispones de él, te garantizamos que es la elección perfecta para almacenar y mantener en orden tu ropa. La cómoda al ser más baja que el sinfonier te permite más posibilidades a la hora de decorar, puedes colocar un espejo o colocar un cuadro que cada vez está más de moda.

Como opciones te proponemos el Sinfonier con 6 cajones Turin blanco brillo (ref.34220) y la Cómoda o sinfonier con 4 cajones Isabel blanco brillo (ref.10293)